Termoplastía bronquial

Dr. Eduardo HeviaDr. Eduardo Hevia · 12/4/2018

Termoplastía bronquial: Una herramienta en el asma difícil de tratar.

El asma es una enfermedad inflamatoria que se caracteriza por un proceso de hiperrespuesta de la vía respiratoria que lleva a una obstrucción variable y reversible del flujo aéreo. A pesar de que durante las últimas décadas se han desarrollado tratamientos efectivos que llevan a poder controlar la enfermedad, el asma difícil de tratar aún se presenta en alrededor de 5 a 10% de los adultos que padecen de esta enfermedad.

El tratamiento de lo pacientes con asma de difícil control requiere del uso de 3 o 4 medicamentos que incluyen en muchas ocasiones lo esteroides orales y a pesar de esto presentan exacerbaciones frecuentes con requerimiento de terapias de rescate. Esto conlleva a un grado de frustración de tanto los pacientes como de parte de los médicos tratantes.

En el asma se acepta que uno de los mecanismos por el que se da la obstrucción del flujo de aire es por la contracción de músculo liso como respuesta a diversos estímulos. Este músculo liso además en muchas ocasiones es hipertrófico e hiperplásico. En estos pacientes la termoplastía ha demostrado ser una herramienta prometedora. Esta técnica actúa en el músculo liso de la vía aérea mediante la ablación de radiofrecuencia a través de un catéter dedicado.

El objetivo de la termoplastía es disminuir el volumen de músculo liso.


cambios de músculo liso

cambios de músculo liso

Este procedimiento se realiza mediante una broncoscopia flexible (procedimiento ambulatorio) y se requieren de 3 sesiones distintas. En la primera sesión se da radiofrecuencia a lóbulo inferior derecho, en la segunda al lóbulo inferior izquierdo y en la última se realiza ablación a ambos lóbulos superiores. El catéter dedicado de radiofrecuencia se introduce a través del canal de trabajo y mediante visión directa se coloca en la vía aérea y se abre la canastilla que se encuentra en su extremo distal para que entre en contacto con la mucosa. Se aplica energía eléctrica que al tener la resistencia de la mucosa genera calor mantenimiento una temperatura de alrededor de 65 ◦C por 10 segundos que es lo que va a general la ablación del músculo liso. Los 2 primeros procedimientos requieren alrededor de 50 a 75 activaciones y el tercer procedimiento lleva entre 60 y 90 activaciones.


imagen de tecnica de termoplastia

imagen de tecnica de termoplastia

La termoplastía lleva entonces a disminución de la densidad/volumen de músculo liso de la vía aérea y de esta forma disminuir la broncoconstricción, disminuyendo las exacerbaciones y mejorando la calidad de vida del paciente. La adecuada escogencia del paciente es primordial para el éxito. El paciente debe tener un asma de difícil control que se encuentran en altas dosis de esteroides inhalados, terapia broncodilatadora dual óptima y tratamiento añadido (antileucotrienos con o sin inmunoterapia), el FEV1 debe ser mayor al 60% del predicho y no haber tenido exacerbación en las últimas 4 semanas. Teniendo esto en cuenta es una terapia alternativa para este pequeño grupo de pacientes con asma de difícil control. 

Dr. Eduardo Hevia

Dr. Eduardo Hevia

Neumología, Medicina Interna

Agendar Cita
powered ByMDee Logo